Pianissimo

Entre desconcierto, partidas de Dungeons and Dragons, seguir noticias hora tras hora, galletas de chocolate tipo brownie, tener conversas familiares y del futuro de Bee, panes ricos y panes fallidos, series, preocupaciones, pretzels, aplausos en el balcón a los trabajadores de salud, cervezas, gel de manos, recordar tener horas de sueño estables por semanas, en fin, entre un tiempo deplorable y preciosísimo a la vez, en pareja y familia, este fue el primer tema que terminé de componer y grabar en la cuarentena española.1

En cuestión de semanas supe que estaba preparando un disco nuevo. También supe que éste sería el único tema con solo piano, lo cual, aunado a los tiempos que transcurrían y a la dinámica del instrumento, hizo que lo llamara Pianísimo… además de volver a hacer un homenaje, al menos tangencial, a Astor Piazzolla2 (Se ha vuelto casi fijo en mis discos: Persecu, Sin Destino, El Poeta y los Lunáticos y Hello).

Como muchas de las melodías que compongo, partí de una aproximación dodecafónica, es decir, explorando las 12 notas de la escala cromática dándole igual importancia a cada una de ellas3. Mientras, la mano izquierda se apoya en un obstinatto que ayuda a cablear la intensidad y la base harmónica a tierra.

Cuando el tema se encontraba en mitad de mezcla, Carlos Campiglia4 estaba trabajando en su primer disco de Shooting Moons y parte de su propuesta consistía en pasar tracks por la casetera Tascam Porta 02 (+ un par de pedales que ven en el video de la mezcla final). Así que aprovechamos la idea para que él completara el proceso, bríndandole la compresión, espacio, hiss y textura que escuchan en el acabado final. Hermoso. Al añadirle la masterización de Marcel Fernández5, el resultado tiene la fuerza, apertura y sutileza que merece.

La imagen con el título del tema es una foto de Bolonia, España donde pasamos varios días de descanso en familia unos cuantos meses más tarde. Allí estabamos ante el Estrecho de Gibraltar, Marle, Andre, Ric, Leo y yo entre piano y pianississimo. Poco sabíamos que otra tormenta se avecinaba a tan solo días. Todo, siempre, pasa. La vida nos lo recuerda constantemente, no hay forte sin pianísimo.

1Léase marzo’20 por covid-19

2A. Piazzolla tiene una composición llamada Contrabajísimo.

3En el resultado final no necesariamente me rijo por el dodecafonismo o serialismo de los doce tonos. Lo uso para explorar las posibilidades y de allí voy armando algunas melodías, si el tema pide repetir tonos, volver a otros o ignorar los restantes, simplemente dejo que ocurra.

4Carlos no solo es uno de mis mejores amigos desde la adolescencia, con quien he acumulado cientos de anécdotas (banda incluída), es también un gran arquitecto, que además diseña nuestros bares Bee Beer.

5Marcel es un talentosísimo ingeniero de audio (Foo Fighters incluído en su CV) que decidió cambiar el supuesto Americam Dream por vivir en un velero en la costa oeste de EEUU. Busquen su proyecto Sailing Guten Prank y síganlo en la puesta a punto del barco junto a su esposa y perros para luego navegar por el mundo. Sin anclas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.